fbpx

A lo largo de la carretera 57, individuos realizan señales reconocidas por los conductores de camiones de carga. Durante su ruta habitual por este camino, un usuario dedicado al transporte de vehículos, que prefirió mantenerse anónimo, ha sido testigo en repetidas ocasiones de camiones relativamente nuevos, pertenecientes a grandes empresas de transporte, deteniéndose para permitir que estas personas extraigan combustible de sus tanques y lo sustituyan por “huachicol” a cambio de dinero.

Según estimaciones basadas en cifras proporcionadas por la propia empresa, la petrolera estatal Pemex enfrenta pérdidas diarias de 18.17 millones de pesos debido al robo de combustible.

La carretera 57 ha emergido como un punto estratégico para el comercio ilegal de combustible. Siendo uno de los principales corredores del país, esta vía facilita el transporte de carga y personas hacia Estados Unidos. Sin embargo, el intenso tráfico de camiones ha generado un lucrativo negocio de extracción y venta ilegal de combustible, conocido como “huachicol“, así como también ha propiciado asaltos a camiones y robos de mercancías.

Seis de los ocho estados atravesados por esta ruta se encuentran entre los 13 estados que reportaron el mayor número de denuncias en 2023 por el robo de combustible a los ductos de Pemex ante el Ministerio Público federal.

Hidalgo encabeza la lista con 1,499 denuncias reportadas el año pasado, seguido por el Estado de México con 1,221. En quinto lugar se encuentra Nuevo León con 630 denuncias, mientras que Guanajuato ocupa la octava posición con 346. Coahuila y Querétaro se sitúan en el décimo y undécimo lugar, respectivamente, con 283 y 264 carpetas, según los datos proporcionados por la Fiscalía General de la República (FGR).

FUENTE: EXPANSIÓN MX

Carretera del Terror